“La gran lección es que lo sagrado se esconde en lo ordinario, en la vida cotidiana: en los vecinos, los amigos, la familia; en nuestro propio jardín”. Abraham Maslow